En qué consiste el postureo en las redes sociales

Mujer haciendo postureo

Cada generación tiene sus problemas propios, además de los que toda persona debe enfrentar, le guste o no. Y hay algunos que, como la fiebre, no son grandes problemas en sí, sino que son un síntoma de otra cosa. Puede que veas el “postureo” y lo peor que te cause sea un rodar de ojos. Pero hay más que simple presunción detrás de eso. ¿Sabes qué es?

Es aparentar lo que no se tiene, o no se es

Tengas lo que tengas, y seas lo que seas, la naturaleza humana es deseante, y siempre querrás más. Ser mejor en el tenis, ganar más dinero, sacar mejores notas... A veces, quieres que el mundo piense que tienes más dinero, más oportunidades, eres mejor en tal o cual cosa, y eso se vuelve tu objetivo, en vez de alcanzarlo. Y luego la máscara se vuelve tu realidad.

Es buscar el aplauso fácil

Las películas más exitosas de los últimos tiempos son muy genéricas: esto quiere decir que mucha gente se puede identificar con lo que le pasa a quien protagoniza la obra. De la misma manera, el “postureo” busca que mucha gente te de su aprobación, sea en comentarios o en “me gustas”, aunque hagas lo que haces por la atención y no porque te agrade.

Es buscar aprobación

A veces, te sientes tan mal que sólo queires que alguien te diga algo amable. Simplemente quieres saber que hay gente que te aprecia, aunque sea por compartir gustos musicales. Y entonces ves un grupo de gente, un grupo grande, donde parece que se apoyan y quieren, y te unes no porque te agrade esa cantante o la novela, sino porque la soledad te pesa demasiado.

Es una forma de cubrir la baja autoestima

“Dime de qué presumes y te diré de qué careces”. Si dices siempre que eres feliz, es porque estás triste, o puede que hasta tengas depresión. La vida es dura, pero a veces golpea más fuerte, y ansían lograr una meta que cada vez es más lejana. Para cubrir el pobre concepto que tienen de si, intentan disimularlo haciendo “ruido” y presumiendo su “felicidad”.

Es mostrar nuestro “avatar”

El “avatar” es la imagen que mostramos en internet, sea o no una red social. Es lo que queremos que la gente vea, nuestro mejor perfil, y no nuestros defectos, nuestro trabajo en progreso que no progresa como querríamos, etc. El “avatar” nunca es igual a nuestra persona, sino una versión editada y retocada para atraer a cierto público.

Es un mecanismo de defensa ante una sociedad “del éxito”

Ahora no sólo tienes que tener un trabajo y una casa, sino dos hijos obedientes y bonitos, una pareja de catálogo, y lucir siempre como si hubieras dormido bien y no tuvieras preocupaciones. Pero los tiempos son otros, la pareja no es prioridad, el trabajo no va bien, y en todo lados ves que el objetivo de la vida es tener éxito, siempre. El postureo es una alternativa a explotar.

Es mostrar algo en vez de disfrutarlo

Hay cosas que haces porque te gustan, no porque sean útiles o te ayuden en tu carrera o estudios, sino porque las disfrutas. Esas a las que no les sacas fotos porque no tienes por qué compartirlo. Pero el postureo es lo inverso: no disfrutas la cena, la has “coregorafiado” para que parezca genial, y sólo eres feliz si te dejan muchos comentarios o “me gusta”.

Es una forma de llenar un vacío

Esta generacion “millenial” es criticada por todos lados. La generación anterior podía comprarse una casa, empezar de ordenanza en una empresa y terminar de CEO, estudiar sin deudas aplastantes, tener más de un hijo sin preocuparse, etc. El mundo ha cambiado, peor hay quienes parecen no querer notarlo. El aparentar felicidad o éxito es una forma de lidiar con esta realidad.

Es una versión nueva de algo que ya existía

Había “postureo” antes de internet. Ahora es mucho más fácil, debido a la cantidad de herramientas disponibles, y por eso se ve mucho más. Es común en películas: viene la reunión de los diez años de secundaria y el protagonista aparece con una mujer bellísima (a la que él pagó para que lo acompañe) en un auto de lujo (alquilado) y con un reloj carísimo (falso), cuando en realidad es un pobre oficinista que se endeudó hasta la siguiente vida para llegar así a la reunión. <