¿En qué consiste el fenómeno de la luna de sangre?

Imagen de la luna de sangrEn la antigüedad, cuando se tenía menos conocimientos sobre los fenómenos del universo que rodea a la Tierra, se creía que se trataba de mensajes divinos, o anuncios de catástrofes. Hoy en día se puede observar el cielo y saber que lo que vemos tiene alguna explicación. Eso no quita que sea curioso ver, por ejemplo, una “luna de sangre”

Consiste en un fenómeno de la luz

Como se sabe, la Luna no tiene luz propia, sino que refleja la del Sol. Cuando nuestro satélite sale o se oculta, no es extraño verlo tintado de rojo, o de colores similares. También se puede ver durante eclipses lunares, totales o parciales, ya que pasa por la penumbra y la umbra causada por la Tierra, cuando nuestro planeta se encuentra entre la Luna y el Sol.

Consiste en un fenómeno atmosférico

Pero no todo es “culpa” de la luz que nos llega reflejada en la Luna. A veces puede que veamos una Luna de color rojo debido a las partículas presentes en el aire. Esto se da, por ejemplo, cuando un volcán entre en erupción, arrojando cenizas al ambiente que lo rodea, o en casos donde hay un gran incendio.

Consiste en un producto de un eclipse

Un eclipse solar se da cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol. Un eclipse lunar sucede cuando la Tierra está entre la Luna y el Sol, y su sombra tapa el satélite. En estas ocasiones, sea eclipse total o parcial, la atmósfera terrestre filtra los rayos de luz azules y rojos, dejando pasar sólo los rojos. La Luna no se “vuelve” roja, sino que así se ve desde nuestro planeta.

Consiste en algo no tan raro de ver

En el año 2015 hubo cuatro “lunas de sangre”: el 15 y el 4 de abril, el 8 de octubre y el 27 de septiembre. Si bien en algunos casos se tuvo que esperar hasta la madrugada para verlo, el espectáculo vale la pena, en especial si se deja volar la imaginación. Y no, nuestro satélite no se tiñe de rojo en realidad.

Consiste en la umbra sobre la Luna

Cuando sucede un eclipse, las sombras que proyecta la Tierra sobre la Luna no son siempre sólidas. Están las penumbras (sombra “suave”) y la umbra (oscuridad sólida), y ambas hacen acto de presencia durante un eclipse. Cuando la Luna se desplaza de la penumbra a la umbra es cuando el tinte rojizo aparece.

Consiste en una fase del eclipse lunar

La luna de sangre aparecerá en un eclipse. Dicho eclipse comienza cuando la Luna se desliza por la penumbra, debido al movimiento de los cuerpos celestes. Luego entre en la umbra, y es aquí donde se ve la “luna de sangre” durante unos minutos. Después, el satélite continúa su recorrido por la otra parte de la penumbra hasta salir de la zona de sombras de nuestro planeta y continúa con su órbita.

Consiste en un horrible presagio para algunas religiones

La más conocida es esa que se menciona en la Biblia cristiana, y en ningún caso es buena señal. En Apocalipsis 6:12 “...y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre” y Hechos 2:20 “El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto” se la menciona, aunque en otros sitios se la insinúa, o se la nombra, dependiendo de la traducción y edición usada.

Consiste en una oportunidad para rituales paganos

La Wicca es una religión, la de las “Brujas”, donde se rinde culto a la naturaleza y a los cuerpos celestes, entre ellos la Luna. Por eso, un fenómeno como la Luna de sangre es un acontecimiento especial, donde se pueden llevar a cabo rituales para atraer la buena suerte y el dinero, limpiar las energías y mostrar respeto a los muertos, etc.

Consistía en una señal para los cazadores

En épocas pasadas, era menester el guardar alimentos para sombrevivir durante el invierno. En el hemisferio norte, en octubre terminaban los preparativos de abastecimiento, y se decía que la Luna de sangre era una señal para los cazadores: esa era la última noche del año en la que podrían salir a cazar su comida, en especial en áreas donde nevaba a fin de año. <