En qué consiste el eudemonismo

Si aún estuvieras en tu infancia, las personas grandes te dirían que esa es una palabra inventada. Luego, irían a por el diccionario para ver si de verdad existe, y al leerlo verían que es algo que (puede que) pensasen, pero no le habían puesto una palabra para eso. En caso que no sepas qué es, o en qué consiste el eudemonismo, continúa.

Consiste en una de las corrientes de la ética

La ética es considerada una disciplina filosófica, pero también incluye cualquier reflexión sobre las normas y valores que la sociedad considera “buenos” o “morales”. Pero cómo se juzga algo depende de la corriente que se toma en cuenta: ¿es bueno si se hizo con buena intención? ¿Es bueno si tuvo un efecto positivo? El eudemonismo es una de estas corrientes.

Consiste en una disciplina de la antigüedad

Fue en la época de la antigüedad clásica en la que nació, y fue allí donde tuvo más fuerza. Tres de los filósofos relacionados con esta disciplina son Sócrates, Aristótales y Demócrito. También tuvo sus seguidores entre los materialistas franceses del siglo XVIII (Helvecio y Diderot) y entre representantes del utilitarismo.

Consiste en basar la ética en buscar la felicidad

¿Qué hace que una persona haga cosas buenas, o las piense? Esta es una pregunta que divide aguas en la ética. Para el eudemonismo, esto se debe a que la persona busca el bien, y el bien buscado por naturaleza en la felicidad. Las diferencias dentro de la corriente se basaban en qué se consideraba “felicidad”.

Para Aristóteles, consiste en buenos hábitos

Aristóteles fue una de las voces más conocidas de esta corriente ética. Según él, la sabiduría era el paso previo a la felicidad, y para alcanzarla había que tener buenos hábitos y una conducta ética. El hombre (excluían a mujeres y pueblo esclavo) debía intentar alcanzar su estado más refinado antes de poder ser verdaderamente feliz.

Consiste en el bien inmediato con un fin mayor

Todas las actividades humanas buscan, según Aristóteles, un bien inmediato y concreto, que es un medio para alcanzar un bien mayor. Es similar a cuando ibas a la escuela y cada examen de tu materia favorita te acercaba a tu cerrara universitaria deseada, un paso a la vez. La palabra griega “eudaimonia” significa “felicidad”, de aquí el nombre y sus bases.

Consiste en una base de cosas inmateriales

El famoso filósofo afirmaba que el dinero y otras cosas materiales no podían ser motivos de la felicidad: para él, la felicidad era un fin último, superior, y no un medio para un fin. Como el dinero y otros objetos podían usarse para otras cosas u objetivos, no eran fines; por lo tanto no podían ser la base de la felicidad.

Consiste en dos objetivos: personal y social

La felicidad personal (eudemonismo individual) y social (eudemonismo social) son dos objetivos últimos, según esta corriente de la ética. El objetivo final de toda sociedad es la felicidad del hombre, en un sentido general, y para eso tiene reglas comunes, que no se pueden aplicar en una sociedad dividida, donde cada casta tiene sus propias reglas.

Consiste en buscar placeres no materiales

Quizás te guste ese auto, esa casa, o desees probar ese delicioso plato que luce maravilloso, por ejemplo, pero eso no te llevará a la felicidad. Lo dice la ciencia y lo dice el eudemonismo: lo material no te dará la felicidad. La ciencia demostró que las experiencias (un viaje, una reunión con seres queridos, etc.) te hacen más feliz. El eudemonismo dice que serás feliz si alcanzas tu objetivo.

Consiste en la base de otras corrientes éticas

Vistas las bases del eudemonismo, hubo un par de corrientes de la ética que la utilizaron como base. Se trata del estoicismo y del hedonismo: la primera afirma que el bien no está en los objetos sino en la sabiduría y en librarse de las pasiones, mientras que la segunda dice que el bien se relaciona con el placer y el bienestar, en especial el placer sensorial e inmediato.

Consiste en una corriente repudiada por el cristianismo

El cristianismo afirma que se lograría la felicidad después de la muerte, si es que has seguido las enseñanzas cristianas, claro. El eudemonismo dice que se puede lograr en esta vida, y pone primero la búsqueda del placer antes que el amar a cualquier divinidad. La religión lo considera egocéntrico, una excusa para un bien individual y no colectivo. <