¿Cuanto tiempo se tardaría en llegar de la tierra a marte?

La ciencia ficción nos presenta futuros posibles, basándose en la ciencia actual. Empezando por Frankenstein o el moderno Prometeo, de Mary Shelly, que inició todo el género, se ha pasado por miles de ideas, algunas de las cuales han sido casi una predicción de lo que la ciencia logró, años después: internet, llegar a la Luna, guerras atómicas... e ir a Marte, por supuesto.

El primer viaje tomó 228 días

En el año 1964, cinco antes de la llegada de la humanidad a la Luna, la NASA lanzó, el 28 de Noviembre, la nave Marine 4, con destino al planeta rojo. Logró tomar fotografías y enviarlas a la Tierra. Luego vinieron la Marine 6, que se tomó 156 días, y la Marine 7, a la que le llevó 131 días. Si bien no eran naves tripuladas, significaron un gran avance en la ciencia astronómica.

En circunstancias óptimas, cinco a diez meses

Así es, no es algo tan sencillo como subirse al cohete o nave espacial y poner piloto automático hacia el cuarto planeta. Si sólo se toma en cuenta el tiempo del viaje en sí, se tardará al menos cinco meses, con la ciencia y la tecnología actuales. Quizás en un siglo se reduzcan los tiempos, o se mejoren las condiciones, pero de momento esto es lo que hay.

Hay que tener en cuenta el método de propulsión

El combustible ocupa espacio. Cuando una nave espacial despega, se ve que se deshace de varias partes hasta llegar al espacio, y esas son, por lo general, depósitos de combustible u otras partes, ya inútiles una vez utilizadas. Es el método que más se usa, pero hay otras alternativas en estudio: utilizar la energía nuclear o la magnética, por ejemplo. Esto reducirá la cantidad de masa de la nave, lo que significa menos energía necesaria para moverla, y menos tiempo de viaje.

Depende de la órbita de los planetas

Se toma el año terrestre como medida para calcular las órbitas de los otros planetas del Sistema Solar. Marte da una vuelta alrededor del astro rey cada dos años terrestres (1,9 en realidad), por lo que para poder llegar al planeta rojo se debe de calcular su órbita con respecto a la Tierra. Cada dos años se puede ver Marte en el cielo, y es en esos días en los que los planetas están más cerca.

No es algo que se pueda calcular fácil

Pero no sirve salir de la Tierra cuando se ve Marte en el cielo, no, hay que tener en cuenta el tiempo que llevará llegar al planeta rojo. Por algo se emplean mentes humanas especializadas en cálculos de alto nivel, además de computadoras, para saber un estimado. Y es que como la órbita de Marte no es perfectamente circular, puede haber variaciones de meses.

Se tiene que saber dónde va a estar Marte, no donde está ahora

Como se dijo arriba, mientras la nave viaja hacia el cuarto planeta, éste se mueve. Hay que saber calcular (mucha matemática y astrofísica, para empezar) dónde estará Marte en X fecha, y tener un margen de error aceptable en caso que algo suceda a la nave. El no repasar una cuenta puede resultar en una tripulación entera muriendo en el espacio.

Requiere de preparación previa del equipo

Las naves espaciales no se hacen en masa. Con cada avance del conocimiento, la tecnología que se puede usar cambia, y un pequeño detalle puede ser la diferencia entre explotar apenas se despega o llegar a pisar suelo marciano. Por eso, la construcción de una nave puede llevar años, además de las pruebas y las innovaciones que surjan en el camino, que obligan a recalcular todo.

Sólo puede ir personal calificado

Son muy, muy pocas las personas que han logrado estar en el espacio, menos aún las que han pisado suelo que no es de nuestra Tierra. Se requiere una preparación física, mental, psicológica, científica, etc., para ser astronauta. Se debe tener cierta edad para asegurarse que se dejaron atrás problemas no resueltos de la juventud o adolescencia, y saber cómo arreglar algo a miles de millones de kilómetros del planeta que les vio nacer, antes de que toda la tripulación muera.