¿Qué son y dónde están los Montes Tauro?

Vista de las montañas de Tauro

©Zeynel Cebeci 

El único planeta en el que vive la humanidad (hasta que se pueda colonizar Marte, por lo menos) está lleno de sorpresas, tanto maravillosas como terribles, y no se han descubierto todas. Sólo si nos centramos en la geografía, hallaremos paisajes que parecen de otro mundo, incluso uno al que no se puede acceder si no duermes. Una de estas son los montes Tauro.

Se encuentran en Turquía

Este país pertenece, a la vez, a dos continentes. El noroeste, Rumelia, es la sección europea, mientras que Anatolia (también conocida como Asia Menor), es la parte asiática del país. Y es precisamente en la frontera este en donde se encuentran las cadenas montañosas del Tauro y del Antitauro. El 70% de Turquía está formada por alguna clase de montaña.

Es parte de una cadena montañosa asiática

Asia es el continente con mayor superficie, y por eso mismo, que algo lo atraviese de parte a parte es destacable. Los montes Tauro, por ejemplo, forman parte de una cadena montañosa que se extiende por todo el continente, separando el mar Mediterráneo de las estepas de Anatolia, siendo uno de los mayores atractivos turísticos de Turquía.

Son una barrera climática

Dependiendo de qué lado de los montes te encuentres, tendrás un clima diferente. Esto se debe a que los picos atrapan el aire marino, robándole la humedad y haciendo de rompevientos. La meseta de Anatolia posee clima continental (con mucha diferencia entre invierno y verano) mientras que la costa del sur posee clima mediterráneo (inviernos templados, veranos secos y calurosos).

Está dividida en tres secciones

Si bien s ellos llama “montes” se trata, en realidad, de una cordillera. Se divide en tres partes: cordillera Oeste (Akdağlar, montañas Bey, Katrancık y Geyik) , cordillera central (montañas Akçalı, Bolkar, Anti-Tauro, Tahtalı y Aladaglar), y por último, la cordillera sureste (montañas Nurhak, Malatya, Maden, Genç y Bitlis).

Sus picos sobrepasan los tres mil metros

Lejos de las elevaciones de más de seis mil metros sobre el nivel del mar, esta cadena montañosa no carece de sitios interesantes para escalar. Con varios picos que sobrepasan los tres mil metros sobre el nivel del mar, siendo el más alto el Ala Dagh, de 3.734 msnm., localizado en el punto central de la cadena montañosa.

Están compuestas de caliza y paisajes subterráneos

De todos los materiales que se pueden encontrar en una montaña, la caliza es una muy presente en esta cadena montañosa. Como ha ido erosionando durante siglos, pueden apreciarse algunas de las cavernas más grandes de Asia, además de cascadas y ríos subterráneos a lo largo y ancho de esta cordillera.

Gracias a ella, existe Capadocia

Una de las ciudades más conocidas de Turquía es Capadocia, la famosa ciudad de los globos flotando. Durante la formación de los montes Tauro, el viento y la lluvia crearon las “chimeneas de hadas” formaciones cónicas rocosas, y mucho más tarde, poblaciones hititas esculpieron ciudades subterráneas completas en sus laderas, como Derinkuyo.

El río Tigris nace allí

Fluyendo desde los montes Tauro a través de Irak, este es uno de los grandes ríos que define la Mesopotamia (“tierra entre ríos”): es el más oriental de los dos, mientras que el Éufrates, de caudal más lento, se encuentra un poco más cera de Occidente. Luego de 1.900 kilómetros de recorrido, el Tigris se una el Éufrates en el sur de Irak.

Se llegó a pensar que el Edén estaba ubicado en sus cercanías

Se trata del famoso jardín del Edén, donde según el mito religioso fueron colocados los primeros seres humanos (Adán y Lilith, luego Adán y Eva, según la edición). Debido a que en los montes Tauro nacen cerca de una docena de ríos, en medio de una zona desértica, “donde se domesticó el trigo salvaje”, no es de extrañar que se eligiese como localización del jardín del Edén.

Fue escenario de batallas históricas

A finales del siglo XIII y principios del XIV, España ansiaba expandir más sus tierras, y en una de las tantas batallas para conseguirlo se halló en este sitio. En el año 1.304, 8.000 soldados almogávares hicieron frente a 30.000 soldados turcos (20.000 infantes y 10.000 jinetes), siendo vencidos estos últimos. Los almogávares eran tropas que se utilizaban para avanzar, penetrar en terreno enemigo y custodiar fronteras, bajo las órdenes de la Corona de Aragón, aunque su final fue injusto y cayeron en el olvido. <