Cosas a tener en cuenta antes de tener un erizo como mascota

Más allá de las mascotas tradicionales, hay opciones algo más exóticas: hurones, serpientes, hormigas... La lista varía según tu zona. Así y todo, siguen siendo seres vivos, y por lo tanto hay que averiguar si tu casa es apta o si podrás cuidarle, y debe hacerse antes de ir a la tienda o veterinaria para adquirir tu nueva mascota. Por ejemplo, si tienes tus ojos puestos en erizos, considera esto:

 

Puede tomarle meses acostumbrarse a ti

Eres un ser gigantesco que, de golpe y porrazo, lo llevó del lugar donde estaba antes a ese sitio desconocido, que es tu casa. No sabe quién eres, no conoce tu olor, no comprende cómo es que lo vas a manipular o qué pretendes de él. El aclimatamiento de un erizo no es como el de un perro o gato, y puede tomar semanas, incluso meses.

Cada espécimen tiene su personalidad

Si quieres uno porque el de una amiga o pariente se deja acariciar y es adorable, puede que no consigas uno igual. Quizás te toque uno que sea muy arisco, o asustadizo, o que no te reconozca como un ser amigable e intente atacarte. O que no pose para las fotos bonitas que querías tomarle desde que viste uno en internet, entre otras cosas.

Son animales nocturnos

Durante el día puede que tu nueva mascota no haga nada interesante, pero es en la noche cuando se vuelven más activos. Si tu rutina es más diurna que otra cosa, esto hará que no puedas atender sus necesidades, o que no te sea posible disfrutar de tu mascota más allá de ver cómo duerme.

Pinchan, pero no apestan

El método de defensa más utilizado por erizos son sus espinas. Quizás pienses que no son tan pinchudas, pero apenas intentes probarlo te darás cuenta de tu error. Un erizo no es una clase de mascota que puedas abrazar o estrechar, a menos que desees sentir cientos de espinas atravesando tu piel. Como punto positivo, no suelen despedir olores desagradables.

Su cuidado conlleva dinero, tiempo y energía

Además de visitas regulares a la veterinaria, por controles y tratamientos varios, necesitará alimento, agua y un espacio donde poder moverse. Esto significa que deberás invertir tiempo, dinero y energías en tu nueva mascota, ya que es una vida que depende de ti para todo. Que no te pida salir a caminar no significa que puedas dejarlo allí días enteros en su espacio, o correteando como si nada en tu casa.

Necesitarán una jaula adaptada

Evita a toda costa las peceras, u otros contenedores que puedan escalar; busca jaulas grandes con mallas finas. Luego, investiga qué opciones hay para colocar dentro: no pongas paja, tierra de tu jardín u hojas secas. Pregunta qué hay disponible en la veterinaria o tienda de mascotas. También se recomienda colocarle sitios donde puedan ejercitarse, como rueditas, y “esconderse”, como rollos de cartón, iglúes, tubos de pvc, etc.

La temperatura puede ser mortal

Otro de los elementos que debes adquirir es un calentador, un termómetro y luz externa. Dependiendo de la especie de erizo que obtengas, habrá distintos márgenes de temperaturas, máximas y mínimas, recomendadas. Recuerda que si hace demasiado frío o demasiado calor, tu mascota puede enfermar o incluso morir, y depende de ti para que eso no suceda.

Su dieta es extraña

Hay algunos que prefieren gusanos, mientras que otros quieren más bananas que otra cosa. La comida para gatos es otra rara predilección, además de verduras, frutas, insectos y una larga lista. Son omnívoros, pero no pueden comer de todo: evita la comida muy fría o congelada o en trozos grandes (se recomienda que sean porciones muy pequeñas), los cítricos, los frutos secos, semillas, uvas, palta o aguacate, cebolla y ajo, cualquier tipo de hongos o alimento con masa, etc.

Viven de cuatro a seis años

Dependiendo de la especie, de su estado al adquirirlo, y de cómo lo cuidas, un erizo de tierra común puede vivir entre cuatro y seis años. Prefieren vivir en soledad, pero les encanta ejercitarse, ocultarse e investigar, por lo que si quieres tener un erizo saludable, dale sitios donde esconderse y lugares que explorar (bajo supervisión, claro). Hay muchos juguetes para animalitos pequeños que puedes usar para esto.
  <