¿Qué significa que una persona esté en un círculo vicioso?

No, no se trata de un círculo en el sentido literal, sino que es una forma de decir. También hace alusión que puede tener muchas partes (en geometría, los círculos tienen lados infinitos, lo que significa ángulos infinitos, e infinitas partes), y que se aplica en muchos ámbitos, sin importar cuál sea la situación.

Es un ciclo dañino que se repite

Se trata de una secuencia de acciones que, tarde o temprano, se repiten. Se utiliza la palabra “círculo” para remarcar que siempre se termina en el mismo lugar, si se sigue dicha secuencia. Por ejemplo: me angustio porque me veo feo, como de más para sentirme mejor, engordo porque como de más, y al engordar me veo feo, por lo que como para sentirme mejor...

Puede afectar a cualquiera

No hay quien se libere del riesgo de un círculo vicioso. Si bien hay situaciones en donde es más fácil caer en uno, depende también de la voluntad de la persona, o del grupo de personas, que se encuentran en ese círculo.

También se le llama “patrón”

Debido a que es una secuencia de pasos, el círculo vicioso también puede ser llamado “patrón”. La diferencia es que un “patrón” sólo tiene que suceder una vez para recibir ese nombre, mientras que el círculo vicioso debe volver a empezar apenas se termina.

Existen muchos motivos para caer en uno

Cada persona tiene sus propias particularidades, y eso incluye los motivos por los cuales entran o siguen en un círculo vicioso: culpa, hábito, cansancio, falta de dirección, aburrimiento, pena, obsesión, adicción, falta de autoestima, fuerza, presión, falta de confianza y desesperación, por nombrar sólo algunos.

Puede ser el inicio de una “espiral destructiva”

Cuando cada “ciclo” se vuelve más y más grave, o la situación empeora de forma drástica, en vez de habar del “círculo vicioso” se usa el término “espiral destructiva”. El círculo vicioso conlleva cierto grado de estabilidad, lo que hace que la gente se acostumbre a estar en una mala situación, ya que le es conocido. La espiral destructiva hace que la situación siempre vaya a peor, pudiendo terminar en graves consecuencias para quien la sufre, y su entorno.

El cambio de escenario puede no ayudar

Si has caído en el consumo de alguna clase de droga, y por algún motivo viajas a un lugar en donde no tienes acceso a dicha droga, no sería sorpresa que encontrases otra similar con la cual repetir el ciclo. Si la persona no está determinada a romper el círculo vicioso, continuará dentro, apenas pueda.

A veces, sólo se puede romper con intervención externa

Así y todo, hay círculos viciosos de los que no se puede salir sin ayuda externa, es decir, de personas u organizaciones que estén fuera de dicho círculo. El ejemplo más claro es la pobreza: por más inspirador que sean las historias de gente que logra salir de la pobreza con esfuerzo y voluntad, son excepciones a la regla. Si se deja sin control, la pobreza sólo crecerá.

Hay gente que nunca sale de un círculo vicioso

A menos, claro está, que muera o se vea incapacitada para continuar haciendo lo que se requiere para que el círculo siga girando. Aún así, hay quienes intentarán volver a ese ciclo destructivo, porque han pasado tanto tiempo dentro de él que no saben cómo comportarse de otra manera, y el círculo es cómodo, saben lo que les espera, no tienen que cambiar.

El salir requiere de varios pasos

El primer paso para resolver un problema es reconocer que se lo tiene. Si no, todo esfuerzo será inútil. Luego, hay que identificar el problema, y preguntarse qué es lo que lo causa. Entonces hay que buscar ayuda, y puede que sea difícil, pero valdrá la pena. La recuperación podrá ser larga, pero a la corta o a la larga se estará mucho mejor que dentro del círculo. En especial si celebras haber logrado salir (y puede que animes a otras personas a hacerlo).

También existe el “círculo virtuoso”

Si bien ambos son cadenas complejas de eventos que se retroalimentan a sí mismas, el círculo virtuoso tiene resultados positivos. Hago algo que me gusta, como lo hago con gusto la gente me valora, lo cual hace que me sienta bien y haga más cosas que me gustan, por ejemplo.